Divulgación
 
SANTIAGO MASARNAU: París, de 1837 a 1843
Por  Juan Manuel Buergo

Masarnau y Chopin

En 1838 conoció en París a Alkan, pianista y compositor francés quien a su vez le había presentado a un amigo suyo polaco, Federico Chopin, creándose entre ellos una sólida amistad. Tanto es así, que aunque no se conoce fecha exacta, se da por cierto que cuando Masarnau interpretaba ante Chopin un vals que había escrito pocas horas antes, Chopin le rogó que lo repitiera y al fin le dijo: “La primera parte me encanta, y es la mejor, por más que las otras sean buenas; a mí se me ocurre otra manera de desarrollarlo” y Masarnau no tuvo inconveniente en ceder la pieza a su amigo polaco, que la convirtió en su famoso “Vals Brillante” en La menor, Op. 34. Nº 2.

Masarnau enamorado

Masarnau vivía en París en el 25 Rue Saint Lazare, muy cerquita de donde se ubica hoy nuestra sede internacional, en la Rue Londres. Había reanudado las clases de solfeo, piano y canto para poder sobrevivir decorosamente y fue en esa época cuando con 33 años, se enamoró intensamente de una alumna, Paulina Aubert. Él la propuso matrimonio, pero fue suspendido varias veces por circunstancias económicas que, justo coincidieron con su conversión, mejor dicho, con su transformación. Él mantuvo tiempo su amor por ella, pero la familia de Paulina no veía bien el matrimonio, la relación se fue deteriorando y a los dos años, terminó. Para él fue una separación muy sentida. 

Profunda transformación

Masarnau asiste a unas Conferencias Cuaresmales en Notre Dame, que entre otros daba el abate Lacordaire, para prepararse para una confesión general. En concreto se realiza el 19 de mayo de 1839 en la Parroquia de Nuestra Señora de Loreto, muy cerca de su casa, donde toma la comunión. Fue este día para nuestro fundador en España, el que cambió su vida: “¡Día de sensaciones, grandes, puras, benéficas! ¿Cómo podré agradecérselo al Señor?”.

Se alista a las Conferencias

Un amigo suyo estudiante llamado Aussant que con el tiempo fue Prior de los dominicos en Roma le llevó a la Parroquia de San Luis d’Antín, sita a pocos metros de su casa y de nuestra sede internacional. Ahí fue presentado a los miembros de las recién creadas Conferencias de San Vicente de Paúl. Al poco tiempo le eligieron tesorero, el encargo más complicado y más molesto porque sin apenas fondos tenía que ingeniárselas para repartir los cestillos con el pan y las  legumbres para distribuir en sus visitas. Ese día fue un domingo, el 9 de junio y militó en ella cuatro años, hasta que llegó a España. Tuvo muy íntima correspondencia con Adolfo Baudon, Presidente de su Conferencia que después, fue el máximo servidor de la SSVP alcanzando su Presidencia General.

Se honró con la amistad de Federico Ozanam asistiendo a varios actos, entre ellos a la comunión general en la iglesia de San Sulpicio, con que fue inaugurado el Instituto Católico fundado en consonancia con la SSVP y que colinda con la Iglesia de los Carmelitas donde, en su cripta, reposan los restos de Federico. 

Funda las Conferencias en España

Santiago Masarnau regresó a España en 1843 pero mantuvo interrumpidamente su relación con sus compañeros en París.

Fundó la primera Conferencia en Madrid, junto a otros dos amigos, Anselmo Ouradou y Vicente de la Fuente, denominada “San Sebastián”, el 11 de noviembre de 1849. 
Fachada principal de Iglesia de San Luis d’Antín
Interior de la Iglesia de San Luis d’Antín
San Luis d’Antín
Iglesia de Nuestra Señora de Loreto





Sociedad de San Vicente de Paúl
Consejo Superior de España
C/ San Pedro, 3 - 28014 Madrid
Telf.: 91 369 79 90
ssvp@ssvp.es




Formato .pdf